Los lagartijos. La apuesta