Detrás de una gran mujer siempre hay otra que le pisa los talones